En Hojancha se encuentra la catarata más grande de Centroamérica
Especial de algunos lugares a los que usted puede visitar del cantón número 11 de Guanacaste

En Hojancha se encuentra la catarata más grande de Centroamérica

Guanacaste es una joya por donde se mire: sus hermosas playas, sus extensas llanuras, su gente linda, su comida sabrosa y sus tesoros escondidos. Esta vez fuimos al hermoso cantón de Hojancha a conocer la Catarata Salto del Calvo, considerada la más grande de Centroamérica, y un mirador que deja con la boca abierta. Enamórese de Hojancha con nosotros

1741
0
Compartir
dav

Naturaleza por doquier, una pendiente bastante empinada, el sonido de la flora y fauna, las rocas, el agua, las cataratas, la profundidad de las pozas, la aventura de escalar árboles. Todo es un cuadro hermoso del cual no se quiere salir. Todo y más es lo que usted puede vivir en las Cataratas Salto del Calvo, ubicado en San Isidro de Hojancha.

En nuestra ultima visita a este hermoso cantón, logramos observar una de las maravillas más grandes y escondidas del país. Le hablamos de la Catarata Salto del Calvo, considerada la catarata más grande de Centroamérica, con un altura de 350 metros. Y ubicada a tan solo 14 kilómetros del centro de Hojancha.

Lea también: Hojancha: el oasis de la naturaleza guanacasteca

La primera recomendación que nos dieron fue que debíamos ir con zapatos cerrados, porque era una caminada un tanto fuerte; pese a que solo se debe caminar dos kilómetros y medio.

¡Y mucha razón tenían al decirnos que debíamos ir con zapatos cerrados y preparados para una buena caminada!

Lo primero que hicimos fue irnos bien temprano del lugar en donde nos estábamos quedando. Para así aprovechar bien la catarata y que no nos agarrara tarde.

Lea también: Las 10 mejores playas de Costa Rica

Al llegar al lugar, le pagamos la entrada a don Carlos, el dueño del lugar. Quien muy amablemente nos dio ciertas indicaciones a la hora de realizar la caminata. La principal era que las pozas que estaban a lo largo de la caída de la catarata, eran muy profundas, pero hermosas.

El dueño nos indicó que la finca Salto del Calvo recibe este nombre debido a las cataratas que caen al río Zapotal que atraviesa la finca.

Nos preparamos. Bajamos la comida que traíamos y empezamos a caminar.

Desde el principio, sabíamos que la caminada iba a ser un tanto ruda, pero no estábamos conscientes de lo que eso significaba. Ya que para poder llegar a la catarata, usted debe caminar, una bajada un tanto empinada. Pero igual, en esta vida todo es una aventura.

Lea también: 5 islas exóticas y poco conocidas en Costa Rica

Sin embargo, todo esfuerzo tiene su recompensa. La nuestra, fue visible desde que empezamos a caminar. La naturaleza estaba en todo lado, era increíble.

Según el dueño, esta finca posee un área de 161 hectáreas que está ocupada por bosques secundarios producto de la regeneración natural, que a su vez han propiciado la recuperación de poblaciones de fauna en especial de aves y mamíferos como: pizote, venado, mono, congo, mono cara blanca y nutrias.

Lo primero que vimos al terminar esos dos kilómetros, fue una poza increíble. Y claro esta, decidimos tomar un ‘break’ y meternos de una. Y es que a lo largo del camino, no solo se puede apreciar la magnificencia de la naturaleza, sino que a cada paso que dábamos, encontrábamos una poza nueva.

Después de meternos en las pozas, decidimos seguir caminando para ver de cerca las cataratas. Para lograr eso tuvimos que escalar un árbol, seguir caminado y seguir enamorándonos del lugar.

Se podría decir que al momento de llegada, el sentimiento es indescriptible. Lo único que queda es observar y contemplar, disfrutar y alegrarse del hecho de que logramos llegar.

Lea también: Conozca el parque de aventura de Puntarenas

Cuando llegamos al punto, se pueden ver las dos caídas de las cataratas. Algunos decidieron caminar un poco más y descubrir más. Mientras que otros solo decidimos sentarnos y apreciar tal muestra de la naturaleza.

Tiempo después, cuando ya se estaba haciendo un poco tarde. Empacamos nuestros bultos y empezamos a caminar de vuelta. Para ese caso: ¡Prepárese para la subida!

Para llegar acá tuvimos que llamar previamente a don Carlos Gonzáles, quien es el propietario del lugar. Don Carlos recibe visitantes de manera grupal o individual, eso sí, con previa reservación.

Usted lo puede llamar al

8301 3749 o 8546 5623.

En este lugar también se ofrece el servicio de alquiler de caballos, para hacer el recorrido por los senderos. Y se brinda servicios de alimentación de comidas típicas costarricenses.

Costo de la entrada

¢4.000

El mirador 

A la hora de devolvernos para la casa, un amigo de la zona, se desvió de la ruta y sorprendió con un lugar que nos dejó más enamorados de Hojancha. Nos llevó al Mirador de Monte Alto, ubicado en Monte Romo.

Desde este punto pudimos ver un paisaje, una vista sin igual. El cielo parecía una obra de arte, pintada y trazada por los mejores artistas.

Siempre es bueno salirse de la rutina, conocer y amar nuevos lugares. Por eso, en nuestra ultima entrega, le eseñaremos una razón más por la cual usted debe ir a Hojancha.

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta