“Punto Nemo”: el lugar más inaccesible del planeta
Se encuentra dentro del Giro del Pacífico Sur, una gigante corriente giratoria que bloquea el acceso de aguas ricas en nutrientes más frías.

“Punto Nemo”: el lugar más inaccesible del planeta

No se confunda, no es “Buscando a Nemo”, la película, se trata de “Punto Nemo”, nombrado así por el marino antagonista en la obra “Veinte mil leguas de viaje submarino”, del escritor Julio Verne, aunque en términos técnicos es conocido como “Polo oceánico de inaccesibilidad”.

282
0
Compartir
Foto: tomada de la página web de la BBC
Foto: tomada de la página de la BBC.
Foto: tomada de la página de la BBC.

Existen lugares recónditos e inaccesibles en el planeta Tierra, lugares tan lejanos de nuestro conocimiento y de cualquier superficie terrestre, a tal punto de estar aislados de la presencia humana.

Ese es el caso de “Punto Nemo”, que se posiciona en la parte media del Pacífico Sur, a más de 1.600 kilómetros equidistantes de las costas de tres islas muy lejanas. Al norte está la isla Ducie (que hace parte de las islas Pitcairn), al noreste tiene a Motu Nui (atolón de la Isla de Pascua, al extremo occidente de Chile) y por el Sur, a la Isla Maher (Antártida).

¿Hay vida?

dcdcdcdcdc
Foto: tomada de la página web de la BBC

La pregunta que seguramente usted y nosotros arrojaríamos de inmediato, y la respuesta es que en este apartado lugar, las condiciones no están dadas para que exista mucha variedad de especies, tal y como lo afirma el oceanógrafo Steven D’Hondt.

“Punto Nemo” se encuentra dentro del Giro del Pacífico Sur, una gigante corriente giratoria que bloquea el acceso de aguas ricas en nutrientes más frías.

Dichas corrientes hacen difícil la presencia de vida en este lugar. Además, el hecho de estar tan lejos de tierra firma, impide que llegue el viento suficiente que transporta grandes cantidades de material orgánico.

D’Hondt asegura: “Es la región oceánica biológicamente menos activa del mundo“. No obstante, hay que ser optimistas: esta región está localizada cerca del extremo sur de la Dorsal del Pacífico Oriental, una linea submarina con actividad volcánica donde podrían existir bacterias que obtienen su energía de las sustancias químicas que liberan las erupciones y que, a su vez, servirían de alimento para otras criaturas de tamaño mayor.

Por su parte, las agencias espaciales le conocen como “zona deshabilitada del Pacífico Sur”, mientras que en países como Japón, Rusia y algunos europeos, lo han usado en repetidas oportunidades como “cementerio espacial”,

De este modo, más de un centenar de elementos espaciales desechados se encuentran en ese vertedero.

Según Alice Gorman, de la Universidad Flindres en Adelaide, Australia, no existe amenaza alguna para la vida acuática, excepto que se presente un eventual derrame de combustible.

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta