Cocodrilos en Costa Rica

Cocodrilos en Costa Rica

444
0
Compartir
Cuando observamos documentales en televisión sobre los grandes cocodrilos o lagartos que habitan en diferentes regiones del planeta, el costarricense promedio tiende a creer que estos reptiles no representan una amenaza potencial para la vida y se aventuran tranquilamente a bañarse o ingresar en ríos o lagos donde habitan estas especies. El desconocimiento y la imprudencia son factores fundamentales para que se produzcan las fatalidades que bien podrían evitarse. Veamos algunos detalles básicos y de vital importancia que se debe conocer sobre estos depredadores acuáticos:

En conjunto, los cocodrílidos comprenden siete géneros con 25 especies de tamaño mediano a grande que se distribuyen en las tierras bajas de las regiones tropicales y subtropicales de Africa, Madagascar, Asia, Australia y América. En Costa Rica se encuentra una especie de la familia Alligatoridae (Caiman crocodilus), conocido como caimán o Guajipal, que en promedio mide entre 1,50 y 2,0 m, y una especie de la familia Crocodylidae (Crocodilus acutus), el cocodrilo americano, que alcanza entre 4 y metros en su etapa adulta.

Caimán1

Algunas especies de estas familias alcanzan hasta ocho metros de longitud y un peso corporal de aproximadamente 1.500 kg. En el agua se desplazan rápidamente moviendo la cola con fuerza hacia los lados, pero cuando nadan lentamente utilizan las membranas de las patas traseras para impulsarse hacia adelante. Sus hábitos son básicamente acuáticos o semiacuáticos, pero tienen la capacidad de movilizarse sin problemas en tierra firme. Aunque son principalmente nocturnos, también pueden mostrarse activos durante el día. 

 Caimán2

   

La mayoría de estas especies son territoriales y tanto las hembras como los machos defienden perímetros o extensiones en el agua donde se movilizan y cazan. En forma general, estas especies son depredadores oportunistas y su comportamiento de cacería consiste en acercarse a sus presas lentamente por debajo del agua y realizar un ataque rápido y sorpresivo. Cuando se trata de presas de tamaño considerable, tienden a sujetarlas y llevarlas rápidamente al fondo del agua con el fin de ahogarlas.

cocodrilos3Aunque en Costa Rica solo se han registrado unos pocos casos de ataques por parte de cocodrilos adultos a personas (los caimanes no atacan a las personas), está claro que estos reptiles se comportan así solamente cuando se les provoca o se les estimula para atacar. En todos estos casos la imprudencia y el descuido de los seres humanos es la causa principal de las fatalidades que han ocurrido. Los humanos no somos parte de la dieta natural de los cocodrilos, pero pueden atacarnos repentinamente si consideran que estamos invadiendo su territorio o poniendo el peligro sus nidos o sus crías.

Estamos en la obligación, por nuestra capacidad de raciocinio, de evitar que estos encuentros fatales sigan ocurriendo, y por ello es de vital importancia realizar un esfuerzo conjunto de las autoridades encargadas para señalizar los sectores considerados como de alto riesgo por la presencia de estos reptiles, de entidades educativas y organizaciones comunales para brindar educación e información sobre el tema y los más importante, de todos nosotros respetando la forma de vida y el espacio que ocupan estos reptiles para poder vivir en armonía con la naturaleza de un país como el nuestro, privilegiado por su biodiversidad.coco2

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta