Centroamérica apuesta por turismo de convenciones
Los recintos feriales en el Istmo comienzan a convertirse en una norma. Su tarea será atraer más eventos a la región.

Centroamérica apuesta por turismo de convenciones

472
0
Compartir

El turismo de reuniones poco a poco se va consolidando en Centroamérica. Algunos países como Guatemala, Costa Rica, Honduras y Panamá están trabajando en nuevos proyectos para construir sus respectivos centros de convenciones con el único fin de convertirse en destinos destacados de esta industria en Latinoamérica.

La región centroamericana tiene una importante oportunidad para desarrollar una industria que ofrece más ventajas que el “turismo de descanso”, como se conoce al que realizan los viajeros que lo hacen por placer.

En particular, el turismo de negocios genera, en promedio, entre cuatro y cinco noches de estancia, mientras que el turismo de placer registra estadías de entre tres y cuatro noches en promedio. Los ingresos que genera la industria del turismo de reuniones son superiores, de acuerdo con cifras de la Asociación de Congresos y Convenciones Internacionales (ICCA), que reporta que un viajero de negocios gasta entre 200 y 300 dólares por día durante su estancia en el destino del evento.

Centroamérica cuenta con excelentes destinos de placer para que ésta se conforme como un complemento al turismo de reuniones. Sólo falta que los ministerios de Turismo de los diferentes países de la región comiencen a desarrollar la infraestructura física y de servicios que demanda esta industria que está despuntando en el Continente Americano y que cada vez demandará más destinos que alberguen eventos de talla internacional.

El impulso del turismo hondureño

Honduras es visita con buenos ojos como un atractivo destino para quienes llegan a la zona en busca de un sitio ideal para la organización de algún evento.

Las proyecciones de esta industria son favorables, pues, de acuerdo con cifras del Buró de Convenciones en Honduras, al cierre de 2017 se espera que el número de eventos realizados en el país reporte un crecimiento del 10% respecto a 2016.

Esa tendencia está demandando cada vez mayor profesionalización y capacidad para resolver necesidades a los empresarios del rubro. El objetivo principal es brindarle al visitante de negocios tanto excelencia como calidad en la atención.

“El repunte del turismo de reuniones ha sido positivo, a partir de los esfuerzos realizados en promover internacionalmente la zona para captar más eventos”, considera el director del Buró de Convenciones de este país, Guillermo Orellana.

En 2016, se realizaron 45 eventos, entre nacionales e internacionales, y cada turista dejó, en promedio, 250 dólares diarios durante su estancia en el destino. “El turista de reuniones permanece en el país de cuatro a cinco días, así que el aporte a la dinamización de la economía local es muy importante, pues se generan más de 200 o 300 empleos directos”.

En el último año, esta industria registró la llegada de 2,177,309 personas y representó la captación de 685 mdd en divisas por concepto de turismo para Honduras.

La Asociación de Congresos y Convenciones Internacionales (ICCA) da cuenta de que un turista de reuniones gasta entre cuatro y cinco veces más, en comparación con un turista común, que desembolsa 120 dólares por noche. El visitante que llega a su destino para participar en algún congreso o conferencia gasta un promedio de entre 400 y 500 dólares diarios durante su estadía en el destino del evento.

Luis Larach, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y del Copantl Hotel y Convention Center, manifiesta: “El líder tradicional de Centroamérica en congresos, convenciones y reuniones ha sido Panamá, seguido de Costa Rica.

Sin embargo, el resto de los países de la región está comenzando a desarrollar esta industria y, actualmente, se están desarrollando dintintos proyectos en diferentes países, para afianzar el turismo de convenciones, congresos y reuniones. El potencial de este segmento del turismo es enorme y se están impulsando nuevos proyectos que brindan mayor capacidad, y mejores condiciones para organizar eventos más grandes.

Las postulaciones para realizar congresos y convenciones se han previsto ya para los siguientes tres o cuatro años y convocar a todo el gremio del rubro involucrado conlleva el desarrollo de una gran logística para organizar con éxito este tipo de eventos. “En los primeros años, el Convention Center logró captar dos eventos, pero ya se comienzan a ver los resultados [del trabajo realizado]”, agrega Larach.

San Pedro Sula, por su excelente ubicación geográfica y su disponibilidad de conectividad aérea y terrestre a distintos destinos turísticos de sol y playa, ha experimentado un buen desarrollo. Además, cuenta con una capacidad hotelera que sobrepasa las 3,000 habitaciones y tiene diversos centros de convenciones de primer nivel, como el Club Hondureño Árabe y Expocentro, a cuya oferta recientemente se sumó el Centro de Convenciones Copantl, el más moderno de Centroamérica.

“Tenemos 25,000 m2 de construcción, con capacidad para hasta 5,000 personas, exquisitos detalles arquitectónicos, y muy versátiles, [que] se pueden adaptar a la necesidad de diferentes eventos, congresos, reuniones y convenciones. Además, contamos con tecnología de punta, amigable con el medio ambiente”, precisa Larach. La inversión en este Centro ascendió a 20 mdd.

Para este año, se han confirmado ya 12 eventos, tanto de corte nacional como internacional, y se contempla la edificación de un nuevo centro de convenciones en San Pedro Sula, con capacidad para 2,300 personas y con 1.4 mdd de inversión, para satisfacer la demanda.

Panamá, el punto de reunión

La ubicación del istmo panameño es una ventaja a la que el país canalero, por años, le ha sacado ventaja. Pero quiere estar en el centro de América y contar con uno de los hub aéreos más importantes del área. Ésa es una cualidad que pretende explotar a fin de atraer turistas que asisten a las convenciones y los congresos.

Para esto, esa nación necesita tener el respaldo de una infraestructura en materia de cantidad de habitaciones (que ya la tiene) y un lugar moderno para eventos. El gobierno está construyendo el Centro de Convenciones Amador, con un monto de 194 mdd, que contará con un área total de 58,000 m2 y que tendrá capacidad para 25,000 personas. Este recinto está considerado como el más grande de toda la región, y se espera que esté concluido a finales de 2018.

“Necesitamos llenar más de 14,000 habitaciones que ya tiene la ciudad capital, o que están en construcción o [que] se construirán”, explica el administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá, Gustavo Him, quien tiene la misión de mejorar el 50% de la ocupación hotelera de la capital panameña.

El centro de convenciones es parte de la estrategia del Plan Maestro Turismo, y será administrado por una empresa privada a la que se le otorgará una concesión a través de una licitación. La misión, en este caso, será buscar que se realice en Panamá los congresos y eventos de las asociaciones, gremios y demás entidades procedentes de Estados Unidos, México y Sudamérica. Incluso, Panamá logró establecer en el Acuerdo de Promoción Comercial con Estados Unidos, de 2012, que los gastos de los congresos que se realicen en Panamá sean libres de impuestos para los estadounidenses, una situación a la que el país aún no le ha sacado ventaja.

En 2016, el Departamento de Congresos y Convenciones registró un total de 90 eventos, entre congresos y convenciones, mientras que para 2017 hasta ahora tiene proyectados 95. De acuerdo con la ICCA, el país canalero ocupa la posición número 51 del ranking mundial en lo tocante a congresos y convenciones.

Costa Rica, apuesta en grande

Hay un terreno de 10 hectáreas frente a la autopista General Cañas, la principal vía del área metropolitana de Costa Rica, donde se asoma el Centro Nacional de Congresos y Convenciones (CNCC).

La edificación tiene 15,600 m2 de construcción y podrá albergar a 4,600 personas, con accesos desde la autopista y con áreas de estacionamiento, carga y descarga.

El proyecto, valorado en $35 millones fue financiado por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), y es la punta de lanza de una estrategia para atacar el segmento de turismo de reuniones, hasta ahora un negocio inexplorado.

El CNCC es la cara visible de un plan estratégico para entrar en el mercado del turismo de reuniones, y con éste se espera que, en un plazo de cinco años, se observe un crecimiento de entre el 3 y el 4% en lo correspondiente a ingresos.

Costa Rica actualmente es número uno en turismo de naturaleza y número dos en turismo de aventura, basándose en el ranking del Foro Económico Mundial.

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta