Ticos que insipran: Conozca a la mujer que tiene más de 95...

Ticos que insipran: Conozca a la mujer que tiene más de 95 “hijos”

¿Se imagina ser la madre de más de 95 niños? Fuimos a conocer a doña Melba, una mujer que a lo largo de 40 años ha adoptado ya a 95 niños en riesgo social como sus hijos, con el fin de ofrecerles mejores oportunidades de vida

276
0
Compartir
Foto tomada de lashistoriasimportan.blogspot.com

Aunque parezca increíble, en el país hay una mujer que desde hace 40 años se ha convertido en la madre de más de 95 niños que viven en riesgo social.

Melba Isabel Jiménez, confiesa que acoger a estos niños en su casa y formar una familia tan numerosa, es una de las mejores decisiones que ha tomado en su vida, y recuerda que fue su madre la que le inculcó este amor por los niños.

Foto tomada de CRHoy
Foto tomada de CRHoy

Con tan solo 25 años, esta mujer y su esposo, padres de seis niños, enfrentaron una prueba muy dura, cuando su hija de tan solo tres años, fue diagnosticada con una enfermedad terminal. En ese momento en el Hospital de Niños dejaron a un menor de 9 años abandonado, el cual padecía de cáncer de páncreas y se encontraba en fase terminal, por lo que el doctor que veía a la hija de esta pareja, les solicitó ayuda con el menor, y ellos no pudieron negarse.

Lea también: Comedor los Hijos de Dios alimenta unas 60 personas diariamente en Ciudad Colón

“El doctor nos llamó, y nos pidió ayuda con este chico, hicimos todos los trámites para que todo estuviera en regla, le dimos los cuidados necesarios, y gracias a un milagro de Dios, él y mi hija se sanaron tiempo después, y como forma de agradecimiento, me comprometí a ayudar a los niños que viven en riesgo social”, comentó doña Melba.

Foto tomada de lashistoriasimportan.blogspot.com
Foto tomada de lashistoriasimportan.blogspot.com

Para esta mujer su vida cambió, desde ese momento: ¨Yo creo que todos venimos al mundo con una misión, sin embargo muchas veces nos vamos a la tumba y nunca supimos cuál era esa misión, a través del dolor que sufrí con mi niña, esto me habló, y he sido muy feliz con lo que hago, nunca he dudado, ni nunca me he arrepentido, no cambiaría nada¨.

Lea también: Ticos que inspiran: Jóvenes costarricenses buscan reducir desperdicio de alimentos en Costa Rica

En este momento doña Melba tiene la custodia legal de 26 niños y además sigue criando a cinco mayores de edad, a todos se les paga sus estudios, van a la escuela, colegio y universidad.

Foto tomada de Al Día
Foto tomada de Al Día

“Esto no es un albergue, ni una ONG, es mi casa, yo soy la mamá, todos los niños que ingresan a este lugar, se convierten en mis hijos, no vienen a ocupar un número, yo los amo con todo mi corazón, los corrijo, van a estudiar, hay chicos de Kínder, escuela, colegio y universidad, y puedo decir que gracias a Dios todos han logrado salir adelante, como todo hay chicos que les costó mucho el estudio y no quisieron seguir, sin embargo yo me encargué de que llevaran algún curso y se hicieran personas de bien” comentó.

Lea también: Ticos que inspiran: Esta asociación alimenta la esperanza de los niños santaneños

Al no ser una casa cuna u albergue, no reciben ningún tipo de ayuda por parte del Estado, sin embargo, doña Melba asegura que su ayuda viene de Dios, y gracias a él, hay  empresas que les ayudan con algunas de las necesidades. Por ejemplo,  para diciembre, les hacen muchas donaciones para que puedan tener su fiesta y sus regalos.

¨La navidad no me preocupa, por que hay muchas personas que nos ayudan con los niños, me preocupa la entrada a clases, ya que son muchos niños y solo la compra de libros de texto es una inversión muy grande¨manifestó doña Melba.

Foto tomada de youtube
Foto tomada de youtube

Para esta mujer cada niño es un regalo de Dios, por eso le aconseja a todas las madres, que valoren a sus hijos, les den una buena vida y no los marquen con cosas dolorosas.

Si usted quiere ayudar al Hogar Casa de Pan, como se llama esta casa, puede contactarlos llamando al 22 40 7529.

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta