Comedor los Hijos de Dios alimenta unas 60 personas diariamente en Ciudad...

Comedor los Hijos de Dios alimenta unas 60 personas diariamente en Ciudad Colón

Seguimos buscando ticos que inspiran y esta vez encontramos a los colaboradores del Comedor los Hijos de Dios, que alimentan a unas 60 personas de bajos recuros cada día desde hace tres años. Esta es su historia

Lleva 3 años brindado ayuda alimentaria a personas solas o de bajos recursos

614
0
Compartir

Escrito por: Pamela Valverde

Comedor los Hijos de Dios alimenta unas 60 personas diariamente en Ciudad Colón. Don Luis Fernando Quirós Sanchez es el responsable de un proyecto de bien social llamado Comedor los Hijos de Dios, ubicado en Ciudad Colon, el cual vela por alimentar todos los días alrededor de 60 personas de bajos recursos económicos, ya sea con un desayuno de 7:00 a.m A 9:00 a.m. o un almuerzo entre las 10 de la mañana y 1:00 p.m. 

Conozcamos su historia…

“ Solo damos, no juzgamos, es nuestro lema”, así resume don Luis Fernando su actuar con este plan de servicio a quien lo requiera. Afirma que fue rápida la idea de poner en función el comedor y dejar de trabajar su soda, ya que sitio la voz de Dios intervenir en su vida para comenzar a levantarlo, tan así que duro tres días para destinarlo a lo mismo.

Todo surgió un 23 de noviembre del año 2013, luego de que a Quirós, se le ocurriera dar vida al COMEDOR para el prójimo necesitado. “ Inicialmente  no tenia mucha iniciativa con la soda, entonces sin querer venderla, ni seguir y luego de asistir a una oración le pedí a Dios que me iluminara a ver qué hacía con la misma, y fue cuando sentí que él me puso en mi corazón que lo pusiera al servicio de los más necesitados, desde ahí no hubo marcha atrás y arrancamos” nos comenta el dueño.

20160929_095854-1

Desde entonces, son muchas las personas que se acercan al lugar deseosas de un poder desayunar o bien almorzar un plato que representa en muchas oportunidades su único alimento durante el día, tal y como nos comenta Doña Maria Eugenia Barrantes Hernández, cocinera y administradora del centro desde sus comienzos.

Lea también: Ticos que inspiran: Esta asociación alimenta la esperanza de los niños santaneños

“Aquí llegan muchas personas, especialmente adultos mayores, que son la mayoría (46 personas), Indigenas, niños vienen en menor cantidad, pero si llegan, también jóvenes sin trabajo o mujeres embarazadas, alcohólicos y quien necesite un bocadito y no tenga como o quien se lo dé, nosotros procuramos dárselo siempre”, manifiesta Barrantes.

Don Julio Anchia, tiene 73 anos de edad y  dos meses de asistir al comedor por su almuerzo, el sufre de piedras en los rinoñes y no puede trabajar, ni tiene una pensión así que necesita quien le facilite un bocado diario.

comedor

“Es una gran oportunidad porque hay muchas personas que necesitan comer todos los días y aveces no tienen nada”, agrega Anchía.

Lea también: Ticos que inspiran: Jóvenes costarricenses buscan reducir desperdicio de alimentos en Costa Rica

Esta bonita labor social, también tiene sus gastos como el pago de alquiler, compra de gas e insumos para  la cocina, pero principalmente la compra de comida, motor que mantiene en pie el centro. Es por ello, que tanto Luis Fernando como la administradora del lugar realizan de vez en cuando rifas, ventas de garaje y frecuentemente utilizan una pizarra frente a las instalaciones donde anotan lo que hace falta para que quien pase,lo lea y colabore.

Ayuda de Dios

Definitivamente, y como dice un refrán “ El que da, recibe”, concuerda muy bien con las ayudas que reciben en el comedor para seguir construyendo este maravilloso proyecto, especialmente cuando quienes más aportan son vecinos de la misma Ciudad Colon.

“Se puede decir que un 60 por ciento de todo lo que recibimos en comida, ropa y demás lo traen las señoras de la comunidad”, resalta dona Maria Eugenia.

Lea también: 7 increíbles miradores de Costa Rica

Y algunas otras entidades también han aportado su granito de arena a la iniciativa, como la Municipalidad del  cantón que en una ocasión dono 1 millón de colones, y el Centro Medico VillaMed, quienes hacen un aporte mensual de 30 mil colones.

comedor-3

“Nos parece que la labor que hacen esta muy bien y nos llena de bastante esta iniciativa, ademas es parte de nuestra responsabilidad social”, comentó la Dra. Hazel Gonzalez Solís.

Además de ayuda monetaria y granos básicos, frutas y legumbres, hay otra que no es nada despreciable para Los Hijos de Dios y está relacionada al aporte humano que brindan varias señoras, cocinando y sirviendo los platillos sin recibir ningún pago, solamente el agradecimiento de los comensales.

Silvia Pérez Rojas, vecina de la zona, es colaboradora y asegura que allí ha conocido la verdadera humanidad, y resalta que verlos a ellos comer le llena mucho el corazón.

Lea también: Sitios románticos para turistear en pareja

“ Hay un señor mayor que siempre nos trae flores,  y en la bendición de la comida el ora por nosotras, él es muy cariñoso, es tan lindo eso”, dijo Pérez con una gran sonrisa.

El comedor cumple a leguas una gran función, satisfacer el hambre que muchos tienen, pero no solo el hambre en términos de comida, sino también espiritual y familiar, que en muchas ocasiones está lejano de ellos.

20160929_095711-1

Por esa misma razón, muchos acuden sabiendo que llenaran su estomago pero tendrán chance para conversar, abrazar, llorar y hasta llamar familia a alguien que simplemente les brinda una mano. Tal y como lo deja ver Doña Mary, (Administradora), “Los que llegan se van muy contentos porque les damos aparte de comidita, chineo, es que somos como una familia”.

Perspectiva futura:

El Comedor los Hijos de Dios, es un ejemplo de amor sincero y una ventana para todos los que deseen comenzar un proyecto social de igual magnitud. Este seguirá requiriendo de la mano amiga para mantenerse activo, porque siempre habrá necesidades por solventar.

Tanto su fundador como la encargada del mismo, aseguran que quieren ver crecer cada día más el centro. “Deseamos colocar baños públicos para que se aseen quienes ocupan, camas, un terreno propio para ampliar las instalaciones y dar mayor y mejor atención a quienes lleguen”. Pero son anhelos que solo se logran con más divulgación de su entrega y labor social, además de la unión de más personas. Por ello le invitamos para que aporte su granito de arena, con víveres, ropa o voluntariado y así generar más cariño para entregar a estos hijos de Dios.

Lea también: Las 10 mejores playas de Costa Rica

Toda ayuda será bien recibida en el lugar directamente, ubicado 200 este de la Bomba Delta, en Ciudad Colon o bien llamando al numero 8557- 4301, con doña Maria Eugenia Barrantes, encargada del comedor.

arte-guia-comercial-csc

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta