Conozca al zapatero más payaso de Costa Rica

Conozca al zapatero más payaso de Costa Rica

Llegó a Costa Rica huyendo de la guerra civil de El Salvador, hace 36 años, y sin siquiera imaginarlo terminó convirtiéndose en zapatero, pero no cualquier zapatero, sino uno que hace zapatos gigantes, artesanales y para los clientes más payasos. Ahora hasta exporta a más de 10 países sus gigantes creaciones. Conozca su historia

459
0
Compartir
Foto tomada de FB Melendez Sanchez Zapatos DE payaso

La guerra civil del Salvador, hace 36 años, lo hizo que tuviera que salir del país y refugiarse en Costa Rica, lugar en el que por una equivocación se convertiría en zapatero y años más tarde terminaría confeccionando el calzado más divertido y grande, para los clientes más payasos.

Manuel De Jesús Meléndez Sánchez o mejor conocido como Kapirucho, llego al país cuando tenía 21 años, sabía un poco de mecánica y nada que tuviera que ver con la confección de zapatos, un día recién llegado se encontró con un amigo que iba para una zapatería en la cual empezaría a laborar, este le pidió a Kapirucho que lo acompañara ya que no sabía la dirección, y al llegar al lugar la dueña pensó que ambos sabían la profesión,por lo que los contrató, al verse presionado tuvo que confesar la verdad, pero se comprometió a aprender el oficio.

Este salvadoreño entabló una buena amistad con ¨Los Pirulos¨, quienes mandaban a traer su calzado al Salvador, porque en el país no había quien confeccionara estos zapatos, y estos payasos tuvieron mucho que ver en que Jesús se convirtiera en el zapatero de los payasos.

Lea también: Conozca sobre deliciosas “Caldosas” de Palmares y San Ramón

¨Yo era zapatero normal, el amigo Pirulón me preguntó que si le podía hacer un par de zapatos de payaso, yo siempre he sido una persona de retos, cuando él me plantea eso, yo le dije que me diera un zapato y a partir de ahí yo iba a ver si se lo podía hacer, cuando ya los termine se los mostré, y lo que me dijo era que habían quedado mejor que los que ellos mandaban a traer al extranjero y me encargó fabricarle los zapatos a sus hermanos. Así se fue corriendo la voz y ya más payasos me contactaban¨, recordó Meléndez.

Jesús es el que se encarga de confeccionar los zapatos de los payasos del país y también envía a países como República Dominicana, Puerto Rico, Inglaterra, Estados Unidos, Chile Argentina, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y otros más.

Por su parte, Joel Valverde o mejor conocido como Pirulón de los Pirulos, nos cuenta cómo fue que impulso a Jesús a que se arriesgará con este tipo de calzado:

¨No teníamos zapatos en el país, yo sabía que él era zapatero, entonces yo le decía que me hiciera un par, él me decía que no porque era una horma especial, y así le insistí, hasta que él asumió el reto, le presté unos zapatos para que él se guiara,  y los hizo. Después siguió haciéndonos zapatos exclusivos, y a cuero, cada vez los iba perfeccionando más, hasta la fecha le he comprado 5 pares, ya que duran mucho¨.

Lea también: Festival de Stand Up Comedy llega a Escazú en noviembre

La Fabricación de este calzado dura aproximadamente dos días, ya que son artesanales, la llanta de avión es lo que utiliza para la suela, además de que son cocidos y los diseños son exclusivos, por semana realiza entre dos y tres pares.

¨Como en todo, hay gente que prefiere tener sus diseños exclusivos, a como hay otros que vienen y se llevan el primero que ven, aquí vienen y me dicen qué quieren y yo lo fabrico, he hecho imitaciones de Nike y Converse para payasos, las ideas surgen y yo las creo¨ manifestó Meléndez.

El precio de este calzado puede ir desde los 30.000 colones hasta los 55.000 colones, dependiendo de la medida, que va desde los 7 cm hasta la talla 56.

Cinco años después de fabricar los zapatos de estos personajes, Jesús decide hacerse payaso y adopta el nombre de Kapirucho, recuerda que desde que vivía en el Salvador, sentía gran atracción por la payasería, y los Pirulos lo ayudaron a aprender el oficio, también asistió a talleres en su país de origen y  en Guatemala.

Lea también: Practique “Doga”, yoga con perros

¨Él empezó a ver cómo me maquillaba, yo me lo llevaba a las fiestas de asistente, para que pusiera la música, él me decía que cuando tuviera eventos los llevara, hasta que en un momento me dijo, estoy pensando en un nombre me voy a poner Kapirucho, yo me extrañé porque no tenía idea de que era eso y ahí me explicó que es lo que nosotros llamamos bolero, de ahí nació el nombre de él¨ recordó Pirulón.

Foto tomada de FB Melendez Sanchez Zapatos DE payaso
Foto tomada de FB Melendez Sanchez Zapatos DE payaso

Al dedicarse a la profesión de la payasearía, Jesús confiesa que el principal crítico de su trabajo es él mismo, él se prueba el calzado y así puede sentir si quedaron bien o les falta algo, y asegura tener el último grito de la moda para los payasos.

Las narices, los trajes y hasta el maquillaje son algunos objetos que también se pueden encontrar  a la venta, en el local de este zapatero.

A Kapirucho lo pueden encontrar en San Rafael abajo de Desamparados, de la Escuela Quemada 75 mts al norte y 25mts oeste, en una calle sin salida, en la que solo preguntando por él cualquier vecino le dirá a dÓnde es. También puede llamarlo al teléfono 88 93 61 32 y sus diseños los puede ver en su facebook kapirucho.melendezsanchez.

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta